Site Overlay

Coldiretti. En Veronese adiós a uno de cada tres frutos para el cambio climático

 

Adiós a una de cada tres frutas de Verona, con el colapso de la cosecha de frutas de verano de albaricoques a cerezas, de melocotones a nectarinas, que seguramente tendrá un efecto en los precios al consumidor. Esto es lo que surge de un análisis de Coldiretti basado en las previsiones de Europech para las cosechas de frutas en toda Europa para 2020. La situación climática adversa, que ha reducido la producción, que también está preocupada por la escasez de trabajadores para las cosechas, podría ser sopesada aún más por la oferta nacional.

La brinata del pasado 24 de marzo en la provincia de scaligera, que registra el mayor número de granjas frutícolas venecianas (4849 de 7685 a nivel regional), habría creado daños en la mancha de leopardo en el territorio, golpeando cultivos sin plantas antibrina. En particular, los técnicos de Coldiretti detectaron daños en el albaricoque del 70% al 90% en las variedades tempranas y del 30/50% en las últimas horas, melocotones y nectarinas del 70/80% en bebidas tempranas, del 50% al 70% en variedades medias y al 30% en las últimas. Daño significativo también en las ciruelas: del 50% al 80% en la variedad Cyno-Japanese y del 30% al 50% en las europeas. El frío no ha ahorrado la pera con cajas de casco de hasta el 50%. Todavía se están definiendo daños en la manzana y el kiwi.

Coldiretti señala que para los agricultores del Véneto y Verona, el daño se ve agravado por el riesgo de no tener la mano de obra necesaria disponible para la cosecha si las fronteras no se reabren para los trabajadores extranjeros, que cruzan la frontera cada año por el trabajo estacional en la agricultura y luego regresan a su propio país. Por esta razón, los interesados esperan la anunciada apertura de las fronteras el 3 de junio, pidiendo también una simplificación radical del bono «agrícola», que puede reducir la burocracia y también permitir las percepciones de las perturbaciones sociales, los estudiantes y pensionistas italianos, la realización del trabajo en el campo en un momento en que las escuelas, las universidades y muchas actividades económicas se han ralentizado y muchos trabajadores están en el despido.

Es probable que la dramática situación en el campo tenga efectos más y fuertes en las tendencias de precios para los consumidores, que ya han registrado aumentos en las estanterías que van desde el 8,4% de la fruta hasta el 5% para las hortalizas en abril, según el análisis de Coldiretti sobre los datos de Istat, que también detecta aumentos para el pescado congelado (4,2%), leche (4,1%), carnes curadas (3,4%) pasta (3,7%), mantequilla (2,5%), carne (2,5%) quesos (2,4%), como resultado de la agitación que se está produciendo en el mercado, debido a las limitaciones en los mercados minoristas y el consumo fuera de casa con la emergencia del coronavirus.

Según la Asociación de Agricultores, la situación empeora la previsión global de producción de fruta en todo el viejo continente, con una contracción europea del 37% para los albaricoques y del 19% para los melocotones y nectarinas en comparación con 2019. El riesgo sería que una menor disponibilidad de fruta nacional conduzca a un fuerte aumento de las importaciones procedentes del extranjero que se transmitirán como Made in Italy. Ante este peligro, Coldiretti recomienda comprobar en las tarjetas y etiquetas obligatorias por ley el origen nacional, prefiriendo producciones locales que no están sujetas a largos tiempos de transporte garantizan una mayor frescura, prefieren compras directas por los agricultores, en los mercados de los países amigos y en los puntos de venta especializados incluso de los grandes minoristas donde es más fácil identificar el origen y la autenticidad de los productos.
Italia es el principal productor de la UE de la mayoría de las hortalizas y hortalizas típicas de la dieta mediterránea, como los tomates, la berenjena, las alcachofas, la chicoria fresca, la indivie, el apio y el hinojo. Y también con respecto a la fruta, también es importante en muchas producciones importantes: desde manzanas frescas y peras, desde cerezas hasta uvas de mesa, desde kiwis hasta avellanas y castañas. La península es también el segundo mayor productor de lechugas, coliflor y brócoli, espinacas, calabacín, ajo, garbanzos, lentejas y otras legumbres frescas. También es segundo para la producción de melocotones, nectarinas, melones, limones, naranjas, clementinas, fresas (cultivadas en invernaderos), almendras y castañas. Por último, nuestro país ocupa el tercer lugar en Europa en términos de espárragos, rábanos, pimientos y chiles, frijoles frescos, sandías, higos, ciruelas y aceitunas de mesa, según la Fundación Edison.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *